Mudanza y orificios (1)


Como mi memoria ha demostrado tener un jocoso defecto, y aprovechando que cambiamos de piso (aunque éste será aún más pequeño), diría que ha llegado el momento de ordenar nuestros libros —los de ella y los míos—; pero me encuentro de nuevo ante la cuestión que la última vez, cuando veníamos de más lejos y nos sentíamos más cansados del pueblo que íbamos a dejar, lo desbarató prácticamente todo: ¿debemos reservar un espacio a lo que llamamos libros de cabecera?, ¿cuántos volúmenes delimitan el paso de la reserva libros de cabecera a la biblioteca nuclear conyugal?


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s