Tengo "rayos-churr" en los ojos





Es cierto que trabajar con Alfonso Rodríguez Barrera es oración intercambiable por trabajar con Rubén Martín Giráldez, de vez en cuando. Compartir un proyecto con Alphonse es fácil; se trata de enunciar lo que se te viene a la cabeza (a las mientes, si hablamos de otros sistemas de pensamiento más avanzados), elaborar el chiste magnético (si lo hubiere) y disparárselo con mis verdosos rayos-churr. De mente a mente. Eso no quiere decir que después haya en el producto grandes justificaciones. Pero sí hay cierta codificación inocente y honesta de la imbecilidad.

Como el Kenosha Kid que aparece en El arco iris de gravedad you never did the Kenosha Kid») y el paun y el Pound que le hice meter a Alphonse por lo mismo (sí: por diversión).

En un descanso en su estudio, Alphonse se pone muy serio. Se reclina:

—Al menos hemos podido meter un pene.

—Dos, en realidad— le digo.

Mañana, el capítulo de pYNCHON tARTAR lo ponemos a las 19h. ¿Os va bien?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s