Zarzarrosa

«[…] A su alrededor, los bamboleantes restos de sus anónimos predecesores tintinean y se ríen con risitas ahogadas a la luz de la luna como si se estuviesen burlando de la ingenua arrogancia de su búsqueda (¿quién es él para intentar “cobrar fama” o para penetrar lo impenetrable?) y le llamaran para que regresara a la fraternidad de los pobres mortales. Si te apetece, hazlo, le parece oír que cuchichean los huesos en un eco del antiguo estribillo sonando en el viento […]»

(Zarzarrosa, Robert Coover, Anagrama 1998, página 18).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s