Nuevos Diálogos de los muertos

Imagen

«DEMETRIO— Me parece que os quejáis de la injusticia que se os hizo al detestar una acción tan hermosa y la ley por la que los efesios prohibieron que se pronunciara, nunca más, el nombre de Eróstrato.

ERÓSTRATO— […] ¿No deberían sentirse satisfechos de que mi ambición no les costara más? Quizás otro hubiera quemado toda la ciudad y todo el Estado.

DEMETRIO— Al oíros, se diría que no os privabais de nada para que hablaran de vos y que se deben contar como un beneficio todos los males que no habéis cometido. […] ¿Os está permitido arruinar las obras de los demás por vuestra gloria?

ERÓSTRATO— Sí. La vanidad que había elevado ese templo con las manos de otro ha podido arruinarlo con las mías. Tiene un derecho legítimo sobre todas las cosas de los hombres. Ella las ha hecho y las puede deshacer. Ni siquiera los mayores Estados no pueden quejarse de que las destruya cuando lo considera conveniente. No podrían encontrar un origen independiente de la vanidad. Un rey que para honrar los funerales de un caballo hiciera arrasar la ciudad de Bucefalia, ¿cometería una injusticia? No lo creo; pues sólo se le ocurrió construir la ciudad para asegurar la memoria de Bucéfalo y, por consiguiente, afecta al honor de los caballos.»

 

Cátedra, 2010; traducción de Mª del Pilar Blanco García

Anuncios

Un comentario en “Nuevos Diálogos de los muertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s